Mercedes-Benz EQC, más que un eléctrico, es un Mercedes

Mercedes-Benz nos sorprende con su primer vehículo 100% eléctrico. ¿Por qué nos sorprendió? Bueno… pues va más allá de lo que otras marcas nos habían “enseñado” sobre autos eléctricos. EQC 400 4MATIC es el nuevo miembro de la marca y si, es un SUV de propulsión eléctrica que inaugura el apellido EQ y que se suma a la familia de vehículos Mercedes-Benz electrificados como; el EQ Boost, EQ Power y EQ Power +.

La nueva Mercedes-Benz EQC 400 4MATIC se monta sobra la plataforma de la famosa GLC, pero tiene dos motores eléctricos, uno para cada eje, y que producen 408 caballos de fuerza y unos brutales 765Nm, y si, justo como lo pensaron, 67Nm más que la GLC-63 AMG (V8 Biturbo) ¡Toda una locura! A eso le sumamos que, al ser un propulsor eléctrico, la entrega de torque es inmediata. La tracción es 4MATIC, pero se nota que le da preferencia al eje delantero. La marca presume 430km de autonomía la cuál es suficiente para llegar a Acapulco. El auto apoya al conductor con 5 modos de manejo: COMFORT, ECO, MAX RANGE, SPORT e INDIVIDUAL. En los modos eficientes, el pedal en combinación con el indicador Eco y una computadora predictiva de manejo, trabajan en conjunto para generar condiciones ideales para sacar mayor provecho y optimizar el uso de las baterías.

Mercedes-Benz EQC 400.
Mercedes-Benz EQC 1886. Fotografía: Raúl Moreno.

En el interior tenemos materiales reciclables, pero sinceramente lucen mejor que los cueros de algunas unidades de la marca, los asientos son prácticamente los mismos de la GLC, cómodos y de diseño deportivo, el sistema de sonido firmado por Burmester es simplemente alucinante, de los mejores en la industria. Hablando del interior, el equipamiento es excesivo, pero en un Mercedes no se podía esperar menos, incorpora sistemas como Mercedes-Me, que es la app que te mantiene conectado siempre con tu Mercedes-Benz, faros MULTIBEAM LED que incorpora funciones avanzadas de iluminación mediante la gestión independiente de cada uno de los 84 LEDs que componen cada faro. KEYLESS-GO, el sistema que te permite abrir, cerrar o incluso arrancar tu auto sin sacar la llave del bolsillo. Heads-Up Display,el Sistema que te permite ver información del auto o del navegador sin quitar la vista del camino, navegación con realidad aumentada, asistente de aparcamiento con cámara 360°, algo que ya habíamos visto en la Clase E o Clase S, y estos son solo algunos que quisimos destacar.

Interior nueva Mercedes-Benz ECQ 400.
Interior nueva Mercedes-Benz ECQ 400.

La sensación de manejo es espectacular, primero por su insonorización, segundo por la dirección que filtra y que es muy precisa en el manejo, aunado a que la suspensión trasera es neumática y filtra casi todas las imperfecciones del camino.

Cuando aceleras a fondo la nueva Mercedes-Benz EQC 400 4MATIC la sensación es increíble pues el torque es inmediato y llega de 0 a 100km/h en 5.1 segundos, casi igual que la GLC-43 AMG. Nada mal para un eléctrico, ¿no creen? Así dimos varias vueltas en un circuito y el EQC se comportaba perfectamente en curvas cerradas, incluso abusando un poco del acelerador. En la prueba del slalom pudimos comprobar la agilidad del chasis que incluso con los kilos de más que lleva por las baterías, permite cambios de dirección a velocidades medias sin ningún problema, los frenos trabajan de maravilla incluso tras varias pasadas la fatiga es prácticamente nula.

Nueva Mercedes-Benz EQC 400. Fotografía: Raúl Moreno.
Nueva Mercedes-Benz EQC 400. Fotografía: Raúl Moreno.

Algo curioso es que tiene paletas de cambio y simula una caja de velocidades con “modos de manejo”. D–,D-,D+ y D++ de esta forma en D– es prácticamente como un “carrito de golf”, es decir cuando soltamos el acelerador el auto corta el impulso y baja la velocidad sin aplicar frenado, incluso las luces de freno se encienden para no tomar por sorpresa al auto que viene por detrás, pero cuando ponemos D++ en una bajada y soltamos el acelerador, el auto “planea” o se va de largo como si fuéramos en “neutral”, esto es algo nuevo y que nos gustó bastante. Tuvimos la oportunidad de manejar la versión Mercedes-Benz EQC 1886, limitada a 1886 unidades que hace alusión al año en que Carl Benz presento el “Benz Patent-Motorwagen”, que es la patente del automóvil. Sin embargo, la marca nos enseñó también la versión Sport que presume un paquete aerodinámico AMG y enormes rines AMG de 21 pulgadas.

Rines AMG en la nueva Mercedes-Benz EQC 400. Fotografía: Raúl Moreno.
Rines AMG en la nueva Mercedes-Benz EQC 400. Fotografía: Raúl Moreno.

Mercedes-Benz tiene una iniciativa llamada “Ambition 2039” con la cual la marca pretende tener una huella de carbono neutral en materiales, procesos y plantas e inclusive llevándolo hasta oficinas corporativas. La empresa así dejará de tener un impacto en el medio ambiente.

Bajo esta premisa, la nueva Mercedes-Benz EQC manda un mensaje fuerte a sus competidores en el tema de sustentabilidad, pues es un auto que se concibió pensando en el planeta y este primer vehículo eléctrico de Mercedes-Benz que es hasta 85% reciclable y 95% reutilizable. Fabricada con la más alta tecnología y con materiales reciclados que provocan un menor impacto ambiental sin perder calidad en el armado o tacto.

En conclusión:
Ahora sabemos que Mercedes no llego tarde a la carrera de los eléctricos, simplemente se tomo el tiempo para hacer el mejor que hasta hoy hemos probado.