La nueva SUV compacta de la marca alemana dio en el clavo para diferenciarse de manera increíble entre la GLA y la GLC… y ¡gusta más!

Tuve la oportunidad de jugar un rato con el nuevo crossover de Mercedes-Benz y con tan solo un rato de manejarla pude darme cuenta de que sería un buen contendiente en el segmento. Está construida sobre la misma plataforma que el nuevo Clase A y la próxima a llegar GLA y aunque se encuentre entre estas dos clases de la marca, la GLB-250 tiene un estilo propio que la destaca.

Debajo del cofre podremos encontrar:
Motor: 2.0 ltrs. turbocargado, 4 cilindros en línea, 221hp, 350 Nm.
Transmisión: 8 velocidades DCT
Rendimiento de combustible en ciudad: 12.07 km/l
Rendimiento de combustible en carretera: 19.00 km/l
0-100 km/h: 6.9 segundos

GLB-250

Empezando por el tamaño, las diferencias físicas entre una serie y otra no son demasiadas siendo 21cm más grande que la GLA y 2cm más chica que la GLC, es una camioneta que es bastante amplia en su interior. Cuando uno piensa en la 3ra fila de asientos de las SUV’s (si, Infiniti Qx80, escribí esto pensando en ti), viene a tu cabeza el calambre que te da al no poder extender suficientemente las piernas y el eterno sufrimiento de extensos roadtrips haciéndote lo más chiquito posible, pero en el caso de la GLB-250, no es así, de manera increíble, pude meter mi gordito ser de 1.74cm de manera muy cómoda en la parte trasera de la camioneta, y créanme, ¡es de lo más cómodo!

Tanto en el interior como en el exterior de esta nueva camioneta, podemos ver las nuevas líneas de diseño de Mercedes-Benz e inclusive pude probar el nuevo sistema de Mercedes-Me que, a menos que no cambies la configuración de fábrica, el auto habilitará el asistente cada vez que digas “Mercedes”.

Interior GLB-250

En cuanto al manejo, la GLB-250 tiene 4 modos de manejo, Comfort, Sport, Off-Road y Eco. A pesar de tener un motor relativamente chico, aunque la camioneta se encuentre en modo Comfort, se obtiene una muy buena respuesta al acelerar, perfecto para rebasar a todas las otras señoras en camioneta sin necesidad de recurrir al modo Sport.

Al pasar al modo Sport, los amortiguadores se vuelven más rígidos y te da un manejo increíblemente ágil, además de repartir de manera diferente el poder que reciben las llantas, aunque por lo mismo, sacrificas un poco más la comodidad de tus pasajeros, así como el rendimiento de gasolina.

GLB-250

En el caso del modo off-road, no tuve oportunidad de probarlo, pero hablando técnicamente, la camioneta distribuye el poder 50-50 al eje delantero y trasero y el clutch ayuda a bloquear el diferencial en caso de necesitarlo.

Al subirme a la GLB-250 no esperaba mucho, pero una vez que la conoces, no quieres bajarte, es la camioneta perfecta para irte de roadtrip con tus amigos o familia sin sacrificar la comodidad de ninguno de los pasajeros. En cuanto a precio, puedes encontrar camionetas con precios similares, pero difícilmente podrás obtener el espacio y comfort de la GLB-250.

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here